2010-10-10

TIC y Ciencias Sociales.


Actualmente las aulas y los centros educativos se están convirtiendo en espacios dotados de medios digitales (pizarra digital, proyector, ordenadores para el profesor-a y para cada alumno-a, conexión a internet, etc.). Paralelamente en los hogares se están proliferando los equipamientos informáticos y las conexiones a internet por banda ancha.

Esta nueva situación nos plantea tanto al profesorado de la materia como a los que desde fuera de aula reflexionamos sobre estos temas, cómo insertar en la práctica educativa todos éstos medios de una forma coherente y eficaz que redunde en la mejora de los resultados del alumnado y lo que es más importante, en su formación como personas.

Vaya por delante, que no soy partidario de los cambios radicales, ni de las "conversiones" absolutas a metodologías novedosas. Creo que el trabajo en las aulas debe cambiar poco a poco, introduciendo elementos nuevos puntuales que vayan transformando la realidad de la praxis educativa. Además, creo que los cambios que se introduzcan deben responder al objetivo docente planteado previamente y estar acordes a las metodologías específicas de las Ciencias Sociales. No deben ser superfluos ni introducidos por la única razón de ser novedosos. Es decir, primero los objetivos de la materia y la didáctica específica de la misma y después la selección de los medios tecnológicos a nuestro alcance que posibiliten el logro de los mismos en menos tiempo, con más riqueza competencial. En definitiva con un mayor valor añadido.

Es difícil ver cómo son o qué aspecto deberían tener estos cambios en una situación práctica real.

Sería fácil aportar una lista “quasi” infinita de herramientas y lugares en los que encontrar información, imágenes, animaciones, actividades, etc. Pero creo firmemente que aquí no radica la dificultad de la integración de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación en las clases de Ciencias Sociales.

Por analogía podemos fijarnos en cómo han cambiado otros entornos con la introducción de las TIC y deducir hacia dónde deberíamos dirigirnos.

Me estoy refiriendo, por ejemplo, a los informativos televisivos (con un número ingente de informaciones relacionadas de una u otra manera con nuestra materia) y los programas divulgativos de estas mismas cadenas, sobre temas históricos, sociales, ciudadanos, etc.

Si observamos detenidamente los informativos, han pasado de la imagen fija, mero pretexto para “vestir” la información, a un uso de tecnologías de la información y de la comunicación en tiempo real. Geolocalización del lugar donde suceden los hechos a través de google earth, street view. Participación de los receptores a través de sms o de twiter, etc.

En el caso de la información meteorológica hemos pasado del mapa mudo en el cual el meteorólogo “parlante” iba colocando soles o chubascos, a imágenes obtenidas directamente del satélite. Recreaciones de la posible evolución del tiempo en una zona determinada. Participación de los telespectadores con sus fotografías de fenómenos atmosféricos, etc.

Si lo que observamos son los programas divulgativos sobre temas históricos, sociales, económicos, etc. La realidad virtual y las simulaciones revolucionan la forma de contar y de transmitir la información.
Resumiendo, un mundo lleno de posibilidades por las que no hay que dejarse deslumbrar, sino que debemos utilizarlas e incorporarlas a la práctica educativa con criterio y sentido común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mila esker zure iruzkina uztearren.
Gracias por dejar un comentario